Bruno de Bièvre, Presidente

BRUNO DE BIÈVRE,
PRESIDENTE

¿Nos puede presentar a su empresa?
UBE Corporation Europe es desde 1994 filial del grupo japonés UBE Industries. Localizada en Castelló, alberga la sede central de UBE para el área Atlántica y fabrica productos químicos como caprolactama, componentes de química fina, fertilizantes o poliamidas y sus compuestos. Todo ello es de aplicación en el envasado y protección de alimentos, producción de piezas de automoción, sector textil, tintas, pinturas, piezas industriales, poliuretanos etc. 
Somos una empresa globalizada que facturó 428 millones en su último ejercicio fiscal, exportando un 75% a cuatro continentes. En nuestra provincia damos empleo directamente a 550 personas, y cerca de 300, de manera indirecta. 
Castelló alberga la principal fábrica del grupo UBE en nuestra zona geográfica, en un área de 300.000 m2 de instalaciones de producción y logística, así como un centro de I+D con 30 profesionales. 

La innovación en productos y tecnología de fabricación, la calidad y el compromiso de sostenibilidad son nuestras políticas fundamentales, contando con un sistema de gestión integrado con las certificaciones ISO 9001, ISO 14001, ISO 45001, así como la exigente IATF 16949 para proveer compuestos de poliamida al sector del automóvil.

¿Cómo se posiciona en el mercado español y japonés
respectivamente?
El Grupo UBE ha evolucionado mucho en sus más de 120 años de historia, desde su fundación en la ciudad de Ube, en la prefectura japonesa de Yamaguchi. Constituimos un grupo multisectorial (química, materiales de construcción y maquinaria) de tamaño medio y con presencia global, dentro del cual Castelló es la sede principal para toda Europa, Oriente Próximo, África, Latinoamérica y Norteamérica, lo que nosotros denominamos “Área Atlántica”. 
UBE Corporation Europe desarrolla toda la estrategia en dicha área y cuenta con filiales comerciales en Alemania, México y Brasil, así como con Repol S.L., empresa subsidiaria en la propia provincia de Castellón, que fabrica compuestos de plásticos de ingeniería. Dentro del campo químico representamos aproximadamente un tercio del negocio de todo UBE, aportando también una actividad complementaria en el campo de la maquinaria industrial, otra de las grandes divisiones de UBE.

La experiencia acumulada en los más de cincuenta años de la fábrica de Castelló nos ha permitido especializarnos en la investigación y producción de nylon o poliamida, un plástico técnico aplicado por diversos sectores industriales, y de algunos productos de química fina como los policarbonatodioles, donde somos punteros tecnológicamente.

¿Qué experiencias y vivencias personales y profesionales tiene en el entorno Japón y España?
Indudablemente los puestos de gestión internacional tienen un gran atractivo, que en el caso de UBE se ve potenciado por la apasionante experiencia profesional que supone poder actuar de puente entre dos mundos cultural y económicamente tan desarrollados como Japón y Europa.
Desde nuestra sede de Castelló tuvimos ocasión de participar activamente en el XXI Foro España – Japón, y en el I Congreso Internacional España-Europa-Japón, celebrados ambos en 2019 en la ciudad. Además, como miembros activos de nuestro tejido social, hemos apoyado una serie de intercambios culturales, sociales y económicos desde el año 2014 entre las ciudades de Ube y Castelló, que culminó en el hermanamiento oficial de ambas en 2019. 
De una manera más concreta, UBE Corporation Europe colabora con la Universidad Jaume I, apoyando un programa de becas con Yamaguchi University, y hemos colaborado en varias ocasiones con la Generalitat Valenciana y otras instituciones como Jetro o el ICEX, para transmitir nuestra favorable experiencia en la Comunidad Valenciana y España, como inversor extranjero.

¿Cuál ha sido su trayectoria hasta llegar hasta aquí?
Nací en Amberes y me formé en la Universidad de Gante donde tuve un contrato de investigación, incorporándome después a la filial comercial de una empresa química de capital americano, donde estuve cinco años. 
En 1993 empecé a trabajar para UBE en el departamento de ventas de nylon en la oficina de Dusseldorf y una de las cosas que me resultó más atractiva, y entonces era muy destacable, fue su orientación hacia la sostenibilidad y al largo plazo, y el fuerte componente ético en la práctica del grupo. 
Con el cambio de siglo la empresa estaba desarrollando en Castelló un programa de inversiones con varios proyectos de mejora ambiental y en 2001 asumí el liderazgo de un nuevo proyecto de integración aguas abajo de la fábrica, con la construcción de una planta de producción de nylon. Todos estos proyectos permitieron avanzar en el camino de sostenibilidad tanto ambiental como económica, al aumentar el valor añadido de la fábrica con una importante aportación tecnológica y de know-how desde nuestra casa madre en Japón.
 Posteriormente dirigí nuestra subsidiaria de Dusseldorf, y en 2015 asumí la presidencia de UBE Corporation Europe.

¿Cómo valora el potencial de crecimiento del negocio de su empresa en Japón/España?
Ante los retos que los Objetivos de Desarrollo Sostenible nos marcan, el sector químico en general es estratégico para acompañar el crecimiento tecnológico de otros muchos sectores industriales. UBE no es una excepción y realiza grandes contribuciones, en los campos de salud y alimentación, el desarrollo de materiales ambientalmente sostenibles, o mediante el impulso de modelos económicos circulares basados en el reciclaje de materiales. 
Ejemplos de ello son la investigación y producción en Japón de ingredientes farmacéuticos activos, componentes de baterías para vehículos eléctricos e híbridos; nylon para los depósitos de vehículos impulsados por hidrógeno etc. Por nuestra parte en España investigamos nuevas aplicaciones del nylon para la protección de alimentos minimizando el uso de material, y su incorporación a vehículos para aligerar su peso y reducir el consumo, o materiales de recubrimiento de altas prestaciones, producidos con corrientes residuales.
 Paralelamente a estas actividades, durante los próximos años el grupo UBE avanzará tanto en España como en Japón en la reducción de sus emisiones de gases de efecto invernadero y hacia la neutralidad de su huella de carbono, objetivo que se ha marcado alcanzar en 2050. Con un objetivo intermedio para 2030 de reducir un 13% respecto al nivel de 2013 dichas emisiones, existen diversos proyectos en marcha en Japón, como nuevas medidas de optimización de la eficiencia energética, reutilización de calor residual de los procesos productivos, aumento del uso de biomasa en la generación de energía, captura de CO2 etc.
Por nuestra parte, desde España somos conscientes de que, gracias a muchas mejoras recientes en la producción y uso de este material, el buen uso del plástico permite sustituir otros materiales de mayor impacto, y tiene un efecto neto positivo en el medio ambiente si se gestiona correctamente y se alcanza un ciclo de vida circular. Por ello aspiramos a colaborar junto con otros actores institucionales y empresas privadas en nuestra región, para desarrollar un sistema sostenible de gestión eficiente de residuos plásticos industriales y de post-consumo, aprovechando en parte la experiencia y tecnología de nuestra casa madre, para establecer un modelo de economía circular del plástico que permita aprovechar sus residuos como materias primas en otros procesos productivos.

¿Cómo valora la creación de sinergias entre los colectivos empresariales de Japón y España, y el trabajo de CEJE como plataforma de encuentro?
Japón es un importante socio comercial e industrial de España y la UE y las relaciones entre ambos quedaron fortalecidas con la entrada en vigor en 2019 del Acuerdo de Libre Comercio entre Japón y la Unión Europea. Desde entonces hemos visto que el impulso a la cooperación y desarrollo económico amparado por el Acuerdo se ha visto muy favorecido por la labor de las instituciones oficiales como las embajadas en Madrid y Tokio, las oficinas comerciales, ICEX, JETRO o las Cámaras de Comercio.
 Creo que desde los colectivos empresariales de tipo bilateral como CEJE y Suiyokai podemos hacer una labor complementaria, con el desarrollo de las sinergias que existen entre nosotros, ampliando también nuestro alcance a otras empresas y sectores mediante la colaboración con diversas organizaciones. Nuestra gran aportación es poder representar al tejido empresarial japonés en España, contribuyendo a salvar de manera rápida la distancia física entre Japón y nuestro país, para favorecer el encuentro.

¿Qué le aporta CEJE tanto a Vd. como a su empresa?
Para nosotros ha sido muy importante poder conocer otras empresas de sectores diversos, pero que comparten una cultura y unas inquietudes con nosotros. Establecer un networking o asistir a presentaciones y conferencias de corte más académico o incluso político es sumamente enriquecedor, y en ocasiones, como representantes de empresas inversoras en España nos permiten compartir en confianza posibles preocupaciones con nuestros colegas tanto españoles como japoneses.

Start typing and press Enter to search

Shopping Cart